Que el alimento sea tu medicina

El poder mágico de una alimentación sana

Marcela Barco Ventas
El alimento es un aliado determinante para mantener una buena salud. Cada vez que comemos, llevamos a nuestro cuerpo substancias que nos ayudan a estar sanos o que, por el contrario, ayudan a deteriorar la salud de nuestro organismo. Comer no siempre significa alimentarse, puede quedarse en el simple hecho de llenar el estómago, pero sin aportar beneficios a nuestra salud.

 La conocida frase de Hipócrates: “que el alimento sea tu medicina y tu medicina el alimento”, resume perfectamente el poder mágico que hay detrás de una alimentación natural. Lo que comemos no es de tanta utilidad como lo que asimilamos, por eso es importante poner criterio en nuestra alimentación, eligiendo solamente los alimentos que sean los más aptos para su consumo.



Odoo • Texto e imagen


¿QUÉ NO DEBERÍA HACER?

 Elegir alimentos que puedan contener:
 · Químicos y substancias agro tóxicas.
 · Preservantes o conservantes.
 · Aditivos (colorantes o sabores artificiales).
 · Hormonas.

 Es recomendable también evitar consumir: alimentos procesados o refinados, el agua que no esté filtrada adecuadamente, ésta debe ingerirse libre de bacterias, metales pesados y flúor. Evite consumir bebidas alcohólicas, desequilibran el balance ácido – alcalino del cuerpo.



¿QUÉ SÍ DEBERÍA HACER?

Hay simples acciones que podemos ejercer en nuestro día a día para elegir bien nuestros alimentos:
· Conocer su origen. Comprar los alimentos en lugares que nos permitan conocer la cadena de distribución hasta llegar a nuestras manos.
· Leer las etiquetas. Es importante conocer los ingredientes de los productos; los 3 primeros ingredientes que enuncia una etiqueta son más del 50% del producto que estamos comprando.
· Elegir frutas y verduras orgánicas.
· Evitar consumir productos envasados en latas (por sus residuos de aluminio).
· Elegir aceites crudos, de preferencia prensados en frío. No hidrogenados (procesados industrialmente).

Los alimentos naturales son organismos vivos, como nuestro cuerpo. El alimento natural nos ayuda a realizar los procesos básicos de las células, aportándonos desde sus componentes nutrición y regeneración. Una adecuada alimentación además ayuda a mantener un buen estado de ánimo; solo los alimentos vivos nos dan vitalidad.